Capítulo 1.- Entendiendo la Economía Marxista: ¿Qué es el Capitalismo?

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On domingo, 28 de marzo de 2010 1 comentarios




Peter Mason

Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT.


La imagen es lo mismo donde quiera que mires: desempleo, trabajo con largas horas, salarios bajos y la gran mayoría luchando solo para sobrevivir. Esto es el mundo del siglo XXI.


Aunque la clase dominante mantiene que la economía es demasiado complicada de entender para la gente normal, es importante para los Marxistas, quienes comprenden y explican la producción y la distribución de la riqueza de la sociedad. En el mundo de hoy, las cosas que la gente necesita no están siendo producidas o, si las están, no tenemos dinero para comprarlas.


Para millones, una vivienda decente sería un buen inicio. Pero ahora, con la crisis, hay muy poca construcción. La decisión para la gente normal está entre una hipoteca con numerosos y altos pagos o un departamento o casa en alquiler con pagos también costosos.

Cuando exigimos mejores salarios nos dicen que no hay dinero para pagarnos más y tenemos que esperar hasta que la economía mejore.


La política del gobierno puede afectar la economía. Pero los gobiernos capitalistas no pueden evitar los problemas básicos que enfrentamos: explotación, desempleo, pobreza masiva y crisis económicas periódicas. Por eso, los socialistas, mientras luchamos por las mejores condiciones bajo el capitalismo, también luchamos para derrumbar el capitalismo y reemplazarlo con el socialismo.


Una comprensión de cómo funciona el capitalismo es importante si lo vamos a derrocar.


El capitalismo está basado en el control privado sobre la producción—las empresas, sitios de trabajo y el sistema financiero. Los capitalistas viven de este control a través de la ganancia de sus inversiones, en vez de vender su fuerza de trabajo como la clase trabajadora. Puede haber algunas partes de la economía bajo el control estatal, pero las grandes empresas privadas controlan la parte más importante.

El control privado no empezó con el capitalismo. Las sociedades esclavistas y el feudalismo también fueron basados en el control privado de la economía. La gente normal fue explotada en ese entonces igual que ahora. Los esclavos trabajaban por alimentación y vivienda; los siervos en la época feudal trabajaban una parte de la semana para el latifundio o regalaban parte de la cosecha a los patrones (o ambos).


La forma en la que los trabajadores están explotados bajo el capitalismo es diferente. Los siervos normalmente controlaban o tuvieron derechos a la tierra. La mayoría de los alimentos y otras necesidades fueron hechas por los mismos siervos. Los trabajadores ahora no pueden cosechar su propia alimentación o hacer la mayoría de su ropa. Están forzados a trabajar para el patrón para que les alcance lo básico para vivir.1


Ahora, tenemos la llamada “sociedad consumista”. Eso significa que tenemos que comprar y vender para vivir. La vida se convierte en artículos de comercio o mercancía, todo puede ser comprado y vendido, sea un televisor, la música de moda o nuestra capacidad de trabajar—por eso, Marx llamó el capitalismo “la producción generalizada de mercancía”.

Esta es la idea del “sistema del mercado” donde todo está por vender. Los derechistas lo llaman el “mercado libre”. Pero no hay nada libre en el mercado cuando estás mal pagado. Tampoco puede haber libertad cuando el mundo está dividido y repartido por grandes corporaciones y multinacionales.



Los Trabajadores Crean la Riqueza


Sólo una mirada a los ingresos y estilos de vida de los patrones y los ricos, o un vistazo a los grandes y bonitos edificios en nuestras ciudades, nos dirige a una sola conclusión: el mundo no es pobre; existe una riqueza enorme.

¿Pero quién creo la riqueza? ¿Quién construyó los rascacielos y palacios, las autopistas y los artículos de comercio?


La fuente de toda la riqueza de la sociedad capitalista viene del trabajo de la clase trabajadora, la gran mayoría de las personas que viven para vender su fuerza de trabajo2 (para una definición, se puede ver el glosario al final).

Las personas de la clase trabajadora no tienen inversiones como los capitalistas. Sólo nos alcanza para vivir si vendemos nuestra capacidad de trabajar por un salario. Algunos trabajadores quizás tienen un par de acciones, pero todavía tienen que salir a trabajar para ganarse la vida. Los trabajadores desempleados o de medio tiempo son miembros de la clase trabajadora—es culpa del sistema que esten privados de su derecho a trabajar.

El trabajo es quien le da a la mercancía su “valor” en el sentido marxista de la palabra.3 La naturaleza provee los recursos, el aire, el agua, los minerales y la alimentación que necesitamos para vivir. Pero no podemos usar la gran mayoría de los recursos naturales directamente—necesitan ser trabajados para que sean útiles. La lluvia, por ejemplo, tiene su mayor valor cuando está procesada y se la puede beber.



Nosotros Hacemos el Dinero


Pasear por el mercado puede ser un pasatiempo frustrante, especialmente cuando los precios son demasiado altos para satisfacer las necesidades para ti y tu familia.

Hay una amplia variedad de precios para toda mercancía. ¿Por qué todos los precios son diferentes?


Las economistas capitalistas dicen que todo tiene que ver con “la oferta y la demanda”. Si tengo mil helados para vender y sólo hay una persona que quiere comprar helado, su precio va a ser muy barato. Si tengo un helado y mil personas que quieren comprarlo, será vendido por una fortuna.


Nadie puede negar que esto ocurre y al final todo se iguala. Si hay mil personas queriendo un helado, más vendedores de helado van a escuchar de esto y aprovecharse de la demanda.

Sin embargo, al largo plazo, el factor que hace una cosa más caro que otra no es la oferta y la demanda.

Está determinado por la cantidad de tiempo de trabajo que cuesta su producción. Esto es el fondo de la Teoría de Valor del Trabajo que Carlos Marx ayudó a desarrollar. La oferta y la demanda pueden explicar porque un automóvil Toyota se vende por $30.000 un momento y por $35.000 en otro. Pero no puede explicar porque una Ferrari siempre se vende por mucho más que un helado. Un automóvil Toyota siempre se venderá por más que un helado porque mucho más tiempo de trabajo se ha gastado para hacerlo.


Para dar un ejemplo de cómo funciona la teoría de valor del trabajo: podría costar cuatro horas hacer una mesa y sólo dos para hacer un sillón. A este tiempo de trabajo se suma el tiempo laboral para producir la madera, los tornillos y las herramientas utilizadas para hacer la mesa y el sillón. En el ejemplo de abajo, esto hace que la mesa cueste dos veces más que el sillón.



Tiempo de trabajo + Materia Prima = Tiempo Total

Mesa 4 horas + 4 horas = 8 horas

Sillón 2 horas + 2 horas = 4 horas


¿Qué tiene que ver esto con los precios? El dinero parece controlar nuestras vidas. Nunca hay suficiente. Pero la raíz de todo, es la clase trabajadora que hace el dinero.

El dinero es la medida de algo que compramos. En vez de “la cantidad de minutos de trabajo” gastado para hacer un producto, hay un precio en dinero: el dinero es la expresión de valor en el mundo real. Obviamente es completamente impráctico para todos intercambiar bienes con otras personas directamente: la sociedad capitalista requiere una expresión universal de valor de intercambio. Por eso, tenemos dinero.


Pero en el mundo real la cantidad de dinero que está en circulación puede llegar a ser completamente distorsionada en relación al valor de los bienes y servicios producidos, causando grandes problemas para el capitalista. En la economía moderna, hay especulación y estafa de dinero. A veces, los gobiernos imprimen dinero para superar problemas a corto plazo. Pero si hay más dinero en circulación que el valor real de los bienes, el resultado es inflación—el dinero vale menos. Si más y más dinero satura la economía sigue perdiendo su valor hasta que no valga nada.


Cuando la hiperinflación llegó a Alemania en 1923 la gente intercambió con cigarros en vez de dinero. El dinero, por lo tanto, está ligado al valor real producido por los trabajadores. Como un pedazo de elástico, puede extenderse hasta cierto punto pero eventualmente se retracta para equilibrar con el valor verdadero, medida por el trabajo de los trabajadores.


Capítulo 2.- Nosotros producimos la ganancia

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On 0 comentarios



El capitalismo ha sido mencionado, pero ¿que es capital?4 Una maleta de billetes pequeños sería bueno tener, pero no es capital.

Capital es dinero, maquinaria de fábrica y materiales, los cuales están reunidos para emplear trabajadores. Los trabajadores son la fuente de la riqueza. Pero, más que esto, son la fuente de nueva riqueza, que nutre los estilos de vida y planes de inversión de los patrones.


¿Cómo puede ser? El robo no es obvio. Si alguien trabaja 40 horas recibe el precio que se paga y sale con 40 horas de dinero antes de impuestos. Esto es uno de los grandes mitos del capitalismo—que el empleo está basado en “un día justo de trabajo para un día justo de pago”. Un vistazo a la jornada laboral ayuda a desmitificar el mito.

Una persona puede ser empleada por ocho horas en un día. Durante este tiempo, ocho horas de tiempo laboral están gastadas produciendo bienes o servicios. El empleado nunca recibirá estas ocho horas en la forma de pago. Si lo recibiera, no generaría ganancia y la empresa fracasaría. En el ejemplo 1, la persona recibe sólo cuatro horas de pago. Pero no puede irse a casa después de cuatro horas: el trabajador tiene que seguir trabajando gratis para el patrón.


Cada día, de hecho cada hora del día, trabajadores están haciendo a su empleador más y más rico. No tienen ningún control sobre el uso de la riqueza que crean. Sólo pueden mejorar su salario luchando por ello. Este trabajo extra produce plusvalía.5

La plusvalía está dividida entre el alquiler para el dueño del lugar, el interés para el banco y la ganancia para el patrón de la empresa.


Ejemplo 1. Jornada Laboral

Trabajo necesario (salario) --- Plusvalía

Cuatro Horas ---------------------Cuatro Horas


Todas las cosas en las tiendas tienen una porción de plusvalía. Todas las cosas compradas hacen más rico al jefe. El capital se acumula y crece. Los jefes no invierten porque le gusta ver a los trabajadores con empleos—sólo invierten para hacer ganancia. Si no hay ganancia, no hay producción. Y la ganancia viene del trabajo no pagado de la clase trabajadora.

Un argumento es que los consumidores, no los trabajadores, son los explotados.

Dicen que los empleadores “sobre cobran”—aumentan los precios para robar al consumidor. Es cierto que las tiendas intentarán robarnos si pueden. Pero la riqueza nueva principalmente no viene de los aumentos de precios. Si tengo un auto que vale $800 y te lo vendo por $1000, yo he ganado $200 y tú has perdido $200. Ha sido una transferencia de dinero de ti a mí. Pero nueva riqueza no ha sido creada.

Un capitalista empieza con un montón de dinero. Alquila o compra el lugar y la maquinaria, emplea trabajadores y termina con más de lo que tenía al inicio. Esto viene del trabajo no pagado a la clase trabajadora.


¿Quién decide cuanto debe ir al trabajador y cuanto debe ir al jefe? El jefe intentará mantener los salarios o “tiempo necesario de trabajo”6 (ver la definición en el glosario) lo más bajo que sea posible para incrementar las ganancias. El límite a la avaricia de los capitalistas es que el trabajador tiene suficiente dinero para mantenerse bastante sano para que siga trabajando día tras día y criar una nueva generación de trabajadores. Pero aún esto no es definitivo.

En momentos de mucho desempleo, no molesta a los patrones si el mal pago perjudica la salud de los trabajadores—por tanto tiempo que haya otros para reemplazarlos. En el mundo de hoy, se necesitan dos ingresos para tener suficiente dinero de criar una nueva generación de trabajadores. Los trabajadores necesitan transferir el balance en la otra dirección.


Mediante la organización sindical pueden forzar al jefe a hacer concesiones y aumentar los salarios.

Normalmente los capitalistas culpan a los aumentos de los salarios de los trabajadores cuando la inflación se dispara. Una mirada a la jornada laboral muestra que esto no es verdad. Si hay un aumento en los pagos sólo significa que “la torta” está dividida de otra manera: la línea entre el trabajo necesario y la plusvalía cambia a favor de los trabajadores.

Los trabajadores ganan más y los jefes consiguen menos. El valor total de los bienes no ha cambiado. La causa de inflación no se encuentra en los incrementos del pago, sino que en el intento de los capitalistas de recuperar su ganancia de otra forma y en los “robos” de los financieros y los gobiernos.

Cada batalla en el sitio de trabajo al final es una batalla sobre la “línea” entre los salarios y la plusvalía. Cada disputa sobre los descansos, los bonos, el sobre-tiempo se trata de la cantidad de “trabajo gratis” que los trabajadores van a regalar a los jefes. La existencia de la plusvalía muestra que los trabajadores nunca están “sobrepagados”.


El Comité por Una Internacional de los Trabajadores (CIT) llama por una semana laboral de 35 horas. Con una dirección sindical determinada y luchadora, esto puede ser logrado. Para muchos trabajadores, sin embargo, las horas largas de sobre-tiempo son la única forma de ganar bastante para satisfacer las necesidades básicas. El sobre-tiempo conviene al empleador. Corta la necesidad de tener que emplear más trabajadores. Una forma en la que los jefes aumentan la plusvalía es a través del sobretiempo no pagado.


Ejemplo 2. Jornada Laboral

A. Trabajo necesario (salario) --- Plusvalía

Cuatro Horas ------------------------- Cuatro Horas

B. Trabajo necesario (salario) --- Plusvalía

Cuatro Horas ------------------------- Ocho Horas



En ejemplo 2 (A), en una jornada laboral el patrón recibe cuatro horas de plusvalía. Haciendo más larga la jornada laboral y manteniendo el salario igual, la plusvalía incrementa a ocho horas (jornada laboral B). Esto se llama plusvalía absoluta.

Hace tiempo en la época feudal, los siervos trabajaban la tierra de acuerdo con las temporadas y la luz del día. El trabajo fue duro y el hambre nunca estuvo lejos. Pero la producción de alimentos fue parada cuando hubo suficiente. Bajo el capitalismo, el trabajo de noche sigue al de día, las horas de trabajo se limitan sólo por el poder sindical y la necesidad de dormir.


El hecho de que algunos trabajadores reciben tiempo a doble paga muestra que la plusvalía existe. Los patrones pueden pagar más y todavía hacer una ganancia. A muchos trabajadores les gustaría trabajar 35 horas cada semana, pero están forzados a hacer trabajos mal-pagados y de medio tiempo debido a la falta de trabajos reales y provisión de guarderías.

Estos trabajos casuales y de medio tiempo dan escasez de derechos a los trabajadores y, por eso, son muy lucrativos para los jefes.

Otra forma en que los empleadores suben la plusvalía es mediante el aumento de la velocidad de la producción. Abajo (Ejemplo 3) en la jornada laboral A, hay cuatro horas de plusvalía.

Si la velocidad de la producción está doblada, el trabajador produce su salario en la mitad del tiempo. En ejemplo B, los salarios no han sido cortados, pero por trabajar con doble la fuerza, el trabajador ha producido bastantes bienes para pagar su salario en sólo dos horas en vez de cuatro. Aumentando la velocidad de producción, los patrones consiguen seis horas de plusvalía en vez de cuatro. A esto se llama la plusvalía relativa.7


¿Cómo incrementa el capitalista la producción? Una manera es forzar a los trabajadores a trabajar más duro. Tácticas ordinarias de terror pueden ser utilizadas. También, planes de bonos pueden ser utilizados para convencer a las personas.

Los bonos nunca compensan a los trabajadores por la plusvalía extra que producen o el empleador no los introduciría. La mayoría de planes de bonos son divisivos—se enfrenta a un trabajador contra los demás.

El jefe buscará hacer que los trabajadores trabajen hasta que no puedan trabajar más. Pero el ser humano tiene sus límites antes de que empecemos a enojarnos. Y los jefes son más avariciosos de las ganancias que nosotros podemos proveer.


Ejemplo 3. Jornada Laboral

A. Trabajo necesario (salario) --- Plusvalía

Cuatro Horas ----------------------- Cuatro Horas

B. Trabajo necesario (salario) --- Plusvalía

Dos Horas -------------------------- Seis Horas


Capítulo 3.- La Maquina Controla Nuestras Vidas

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On 0 comentarios



El Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) llama por una semana laboral de 35 horas. Con una dirección sindical determinada y luchadora, esto puede ser logrado.


Para muchos trabajadores, sin embargo, las horas largas de sobre-tiempo son la única forma de ganar bastante para satisfacer las necesidades básicas. El sobre-tiempo conviene al empleador. Corta la necesidad de tener que emplear más trabajadores. Una forma en la que los jefes aumentan la plusvalía es a través del sobretiempo no pagado.


El secreto del desarrollo del capitalismo se queda en el uso de la maquinaria. Alguien usando maquinaria moderna generalmente siempre estará más productivo y ganara más dinero que un trabajador que no la tiene. Desde la máquina de vapor hasta la fábrica más moderna integrada por computadoras, el cuento siempre ha sido lo mismo. Aumenta la velocidad de producción para recuperar el costo de los pagos lo más rápido que sea posible y, por lo tanto, incrementa la plusvalía de cada trabajador masivamente.


En las fábricas modernas de autos, los salarios son recuperados tan rápidamente que los trabajadores trabajan gratis para el jefe por una gran parte del año.


La nueva tecnología tiene el potencial de reducir la semana de trabajo a sólo unas cuantas horas. Pero bajo el capitalismo este “aparato de ahorrar trabajo” se hace un palo utilizado para romper nuestras espaldas. El costo de la maquinaria es tan grande que el empleador aumenta la producción para pagar la deuda. El trabajar nunca se termina, por que se rotan turnos durante las 24 horas.


Y la maquinaria reemplaza el trabajo. Este hecho fue escondido durante el gran auge económico de los años 1950-1973.

Mientras la gran inversión ocurrió en la producción de cadena de montaje (por ejemplo en las grandes fábricas de autos) cantidades enormes de trabajadores todavía fueron necesitados para maniobrar la maquinaria. La tecnología de hoy requiere mucho menos trabajadores.


Los trabajadores de fábrica de hoy están forzados a trabajar hasta la muerte y el estrés del trabajo causa la pérdida de millones de días, mucho más son perdidos debido a huelgas. A la vez, los trabajadores desempleados están parados, sin capacidad de producir bienes y servicios útiles para la sociedad.


Las Industrias de Servicio

Hoy en día, muchas personas no son obreros en fábricas. Ha habido un crecimiento de “servicios” como en el sector financiero y de ventas. Muchos empleados de las industrias de los servicios generan plusvalía para sus patrones. Trabajadores de McDonald’s generan ganancia a través de su capacidad de cocinar hamburguesas por un salario muy bajo. Las personas no necesitan “hacer” algo para producir plusvalía. Un conserje en un hogar de ancianos privado produce una ganancia para su empleador, igual que un obrero de fábrica lo hace.


Muchas industrias de servicio están involucradas en la venta de bienes y servicios. Las tiendas presentan los bienes de una manera atractiva para persuadir a la gente a comprar. Muchas empresas financieras sólo pasan su tiempo vendiendo dinero a capitalistas y trabajadores.

Estos servicios son en su mayoría “no productivos” en el sentido capitalista de que no producen la plusvalía directamente.


Los jefes de este sector hacen dinero por tomar una porción de la plusvalía producida por las empresas que ellos sirven. Pero definitivamente esto no les hace más amables y menos crueles para con sus propios trabajadores.

La “lógica” de la ganancia dice que el sector público también es “no productivo”. Siendo pagado de los impuestos e ingresos del gobierno significa que no hace plusvalía para los patrones. Las nacionalizaciones y estados de asistencia social que existen en algunos partes del mundo (principalmente en los países “desarrollados” de Europa) fueron ganados en el pasado por la presión de la clase trabajadora sobre el gobierno y los patrones. Los capitalistas estaban preparados a aceptar alguna forma de sector público para proveer a los trabajadores la salud básica y educación.


También, los capitalistas necesitaban transporte y electricidad proveído por el estado para ayudarles a sacar más ganancia. La meta de la privatización es de traer los trabajos socialmente útiles directamente dentro del sistema de ganancia. Este da a los ricos un bono doble: la oportunidad de generar ganancia y asimismo conseguir cortes de los impuestos estatales. El servicio al público esta lejos de ser una prioridad.8


Ellos apuestan con nuestro dinero

En las etapas iniciales del capitalismo, la empresa familiar fue normal. Mientras empresas más “eficientes” vencieron a las otras, monopolios enormes empezaron a dirigir el mundo.


Mientras la plusvalía se incrementó más y más, el dinero generado por el trabajo de los trabajadores empezó a ser intercambiado a través de las empresas financieras. Los grandes bancos se hicieron gigantescos.

Sociedades de construcción, empresas de seguros y fondos de pensiones han aparecido para intercambiar el dinero de la gente para sacar una ganancia. El capitalista moderno probablemente nunca ha ido a las empresas en las que él/ella invierte. Las bolsas de valores listan las acciones de las grandes empresas y los bonos de los gobiernos. El pasatiempo capitalista consiste en apostar con nuestro dinero escogiendo las acciones y bonos que cree son la mejor elección.


La apuesta más grande es en los mercados de dinero. ¡Para comprar y vender las diferentes monedas del mundo, trillones de dólares son intercambiados cada día! Y luego nos dicen que no hay dinero para nuestros servicios públicos y beneficios.


Capítulo 4.- El mercado no funciona

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On 0 comentarios



¿Si el capitalismo sigue generando ganancias, entonces ¿por qué la economía sigue cayendo en crisis de vez en cuando? ¿Por qué hay desempleo masivo? ¿Cuál es el problema con la “economía del mercado”? Hace tiempo, los economistas capitalistas pensaron que las crisis económicas pasaban debido al movimiento del sol y del planeta Venus. Ahora, de vez en cuando culpan a los errores de los computadores o la avaricia de algunos malos capitalistas. Pero la verdad se encuentra en el corazón y carácter del mismo sistema capitalista.


La producción capitalista tiene límites. Cuando se alcanza estos límites, las empresas se cierran y los trabajadores son tirados a la calle. Estas crisis ocurren porque hay demasiado capital para mantener las ganancias (esto se llama “sobre-acumulación” o “sobre-producción”).


¿Cómo es posible tener “demasiado capital”? Bajo un plan socialista nunca puede existir “demasiado”. La inversión sólo seguiría para seguir satisfaciendo las necesidades de la gente.

Pero el capitalismo depende de la ganancia y el nivel de retorno de las inversiones. Si la ganancia y el nivel de retorno no están bastante altos, la inversión y, por lo tanto, la producción se paran.


La “sobre acumulación” se manifiestan en una variedad de formas. Aquí se muestran dos:

a) La tendencia a la caída en la tasa de ganancia

Los capitalistas invierten cantidades grandes en la maquinaria para sacar la plusvalía de cada trabajador. Mientras cada trabajador genera ganancias enormes, existe una tendencia en la que los costos de la maquinaria cortan la tasa de ganancia para los patrones.


b) Problemas del mercado

Los trabajadores no son pagados por el día completo de su trabajo. Por eso, no pueden comprar todos los productos que producen. El capitalismo intenta superar esta realidad mediante la venta de bienes extras entre los miembros de la clase capitalista. En el mercado, no hay control democrático sobre la producción. El resultado es un sistema de anarquía y crisis y siempre existe la posibilidad de “sobre-producción”, la producción de más bienes que la sociedad puede comprar.9

Los auges económicos y las crisis que inevitablemente siguen, son tan naturales al sistema capitalista como la respiración es para un ser humano. Los trabajadores desarrollan la producción durante los auges solamente para verla destruida luego durante las crisis.


Al colmo de un auge, el capitalismo se enfrenta con límites que no puede superar. La inversión ha incrementado los costos de la maquinaria, con la consecuencia posible de que disminuya la tasa de ganancia. La falta de poder adquisitivo de los trabajadores explotados debilita las ventas. Los banqueros y gobiernos se asustan del futuro y aumentan los niveles de interés. Este aumenta el costo de prestar dinero y el costo para el industrialista de hacer negocios, cortando aun más la ganancia. La inflación se puede disparar mientras los capitalistas busquen mantener sus ganancias aumentando los precios y los inversionistas empiezan a buscar ganancias no en los sectores productivos sino que en los especulativos, como la propiedad y los mercados de dinero. Existe “sobre-acumulación” del capital y la casa de tarjetas colapsa.

Durante las bajas profundas de una recesión, las fábricas y empresas cortan la producción o se cierran completamente, el desempleo es harto y las tiendas tienen promociones permanentes. Los bancos normalmente tienen niveles bajos de interés para fomentar préstamos a la gente.

Los capitalistas sólo invertirán por tanto tiempo que puedan sacar ganancias haciéndolo. Una vez que las empresas empiezan a perder, o la ganancia está muy reducida, los capitalistas se llevan su dinero a otro lugar—frecuentemente fuera de la industria y hacia los mercados financieros. Empresas cerradas y trabajadores desempleados son las consecuencias.


En adición a las recesiones y auges del “ciclo de intercambio” al corto plazo, también hay tendencias del capitalismo al largo plazo. Desde 1950 a 1973 fueron años de auge en general, con crecimiento y tasas de ganancia altas. Un cambio fue provocado en los años 1974-1975 debido a aumentos masivos del precio del petróleo y problemas con el dólar estadounidense.

Las razones fundamentales, sin embargo, fueron mucho más profundas. Los métodos de producción de la gran cadena de montaje resultaron en ganancias en ascenso y empleo completo en los principales países capitalistas. Pero estos métodos no pudieron sostener los ascensos de las ganancias de forma indefinida. Al final de los años 60’s, los niveles de ganancia y las mejoras de la productividad se estaban frenando. El control económico de los EEUU empezó a ser retado por Japón y Alemania.

Desde el 1974, hemos vivido en una depresión, un periodo largo de problemas y crisis del capitalismo. El crecimiento y las tasas de ganancia fueron bajos en comparación al periodo de 1950 - 1973. Se ha desarrollado nueva tecnología en los sitios de trabajo, pero no ha resuelto el problema.


La inversión masiva de la maquinaria aumenta los costos y, por eso, ataca a la ganancia. Nueva tecnología bajo el capitalismo significa despidos y desempleo. La masa enorme de desempleados en los países capitalistas avanzados significa menos dinero entre la población para comprar los bienes que las fábricas “super - modernas” producen.

En el capitalismo se enriquece una minoría minúscula al costo de la gran mayoría. Pese a numerosas invenciones maravillosas — la computadora y el internet por ejemplo—el capitalismo no puede solucionar los problemas básicos del mundo: pobreza extrema, desigualdad, malnutrición, guerra, enfermedades (curables).


El mercado no funciona. Ha sobrepasado su utilidad, está obsoleto. Sólo un plan democrático de la producción puede ligar los talentos de la raza humana en armonía con los recursos de la tierra. Una vez que establezcamos una economía socialista planificada democráticamente, el fin del sufrimiento del mundo por fin nos espera.

Referencias:

1. Ver el boletín de Carlos Marx, La Génesis del Capital.

2. Ver el boletín de Carlos Marx, Trabajo Asalariado y Capital, capítulo 1.

3. Ver el boletín de Marx, Salario, Precio y Ganancia.

4. Ver Trabajo Asalariado y Capital, capítulo 3.

5. Ver Salario, Precio y Ganancia., capítulos 7-11 y la introducción de Engels al Trabajo Asalariado y Capital.

6. Se puede encontrar la definición del “tiempo necesario de trabajo” en el primer tomo de El Capital de Marx, capítulo uno, sección uno.

7. Ver El Capital, primer tomo, capítulo 12.

8. Ver El Capital, tercer tomo, capítulos 17 y 19 y la Teoría de la Plusvalía, primera parte, capítulo 4 para leer más sobre trabajo “productivo” y “no productivo”.

9. Algunos capítulos relevantes sobre la teoría de la crisis se encuentra en El Capital, tercer tomo, capítulos 13-15, 25, 27 y 30.

Para leer sobre como funciona el mercado, lea el segundo tomo, capítulos 20 y 21 pero que este conciente de que estos capítulos son muy complicados.


Glosario

Posted by SOCIALISMO REVOLUCIONARIO On jueves, 25 de marzo de 2010 0 comentarios

ARTÍCULO DE COMERCIO/MERCANCÍA— Algo producido para su venta en el mercado. Su valor está medido por el “promedio social del tiempo de trabajo necesario” requerido para producirlo: el tiempo promedio que cuesta producirlo bajo condiciones sociales específicas.

CAPITAL— Riqueza acumulada para explotar la fuerza de trabajo y generar plusvalía. “Valor que se auto-expande”: crece (acumula) a través de la explotación.

CAPITAL CONSTANTE (C) — El capital invertido en la maquinaria y materia prima. A veces llamado “trabajo muerto”.

CAPITALISMO—El modo de producción basado en la producción de mercancías, con un sistema de clase de trabajo asalariado y control privado de la producción.

CAPITAL VARIABLE (V) — Salarios. La porción del capital total utilizada para emplear la fuerzade trabajo.

COMPOSICIÓN ORGÁNICA DEL CAPITAL — La proporción entre el valor del capital fijo (maquinaria y materia) y la fuerza de trabajo en una industria o economía capitalista.

CRÉDITO — El sistema general de préstamos para generar ganancia.

DINERO — La mercancía con que el valor de todas las demás mercancías están medidas.

FUERZA DE TRABAJO — La capacidad de producir. Para su precio (salarios), vea: Tiempo de Trabajo Necesario.

PLUSVALÍA Excedente de trabajo no remunerado.

PLUSVALÍA (P) — Alquiler, interés y ganancia, el trabajo no-pagado de la clase trabajadora.

PLUSVALÍA ABSOLUTA — La plusvalía producida por alargar la jornada laboral.

PLUSVALÍA RELATIVA — La plusvalía generada por reducir la jornada laboral.

TASA DE EXPLOTACIÓN (O PLUSVALÍA) — El ratio (razón) del trabajo pagado y trabajo no-pagado.

TASA DE GANANCIA — La plusvalía en comparación al costo total de la producción.

TIEMPO DE TRABAJO NECESARIO — La parte de la jornada laboral en la cual los bienes están producidos para pagar los costos del salario.

VALOR—El “pegamento” que une la economía capitalista. El valor de algo está medido por el tiempo de trabajo requerido para su producción. Aparece en relación a otro producto como un valor de intercambio. Se manifiesta en tres maneras: mercancía, dinero y capital.

VALOR DE INTERCAMBIO — El valor de una mercadería en relación a otros. Por ejemplo: 1 chaqueta = 20 medias = 2 pantalones = $30 USD. Está medida por el promedio social del tiempo laboral necesario de las mercaderías que están siendo intercambiadas.

VALOR DE USO — La utilidad de cualquier objeto específico.


Advertisement